San Joaquín

Sebastopol #403

El Chancho Enrique

Santiago, 22 abril de 2017. Ya estamos en la octava parada de “La Ruta Cuequera” y le toca el turno a una picá con 69 años de historia. Al llegar nos recibe el dueño de casa, Erick Orellana Basaure, quien nos da la bienvenida y nos invita a pasar su local ubicado en Sebastopol #403, comuna de San Joaquín.

En las afueras una feria libre le da color y sabor al ambiente, la gente transita de lado a lado y de fondo se escucha como gritan las frutas y verduras “fresquitas pa’ la casera”.

Al entrar al restaurant apreciamos un barril antiguo, un piano de adorno y una barra que nos invita a pedir de entrada algún vituperio para amenizar. Hecho esto nos sentamos y como es de costumbre los asistentes empiezan a llegar, de pronto y como para comenzar despacito con la fiesta antes que agarre vuelo suenan unos boleros y valses interpretados por amigos de La Ruta.

Poco a poco el local se llena, la gente come, baila, ríe y canta al ritmo de cuecas y tañidos salidos de todos los rincones, de la mano de pañuelos flameando y zapateos marcando el pulso hasta altas horas de la noche.

Las horas se hacen pocas, el disfrute ha sido grande y las cuecas siguen hasta tarde siendo la tónica de la jornada: el compartir con cueca chilena.

Texto Original: Diego Valenzuela Martínez

 Revise la Galería de Imágenes

  • Por fuera pasa la feria
    Sebastopol es la calle
    llegó la Ruta Cuequera
    con amigos de gran talle

    Arrollados, vinito
    papas, perniles
    alegrando la tarde
    cuecas por miles

    Cuecas por miles, sí
    local chileno
    son años de tradición
    jolgorio en pleno

    No conoce de achique
    El Chancho Enrique

    Autor: Diego Valenzuela Martínez

  • TODOS FUIMOS ESOS CHANCHOS
    Y TODOS FUIMOS ENRIQUES
    VALIÓ PEGARSE LOS PIQUES
    DESDE TODOS NUESTROS RANCHOS

    TODOS FUIMOS ESOS CHANCHOS
    que berreamos cueca ardiente
    nada dejamos pendiente
    entre quijotes y sanchos
    sí Dulcinea, yo mancho
    vibrando amante tu danza
    nadie muere, nadie transa
    quién se muere de tristeza
    cuando asoma la chispeza
    de una dama, quién se cansa.

    Y TODOS FUIMOS ENRIQUES
    cuando cruzamos la feria
    nada de tontas histerias
    fuimos pequén, tordo, quique
    bacán que se dignifique
    a nuestras picás de cuecas
    donde se goza y se peca
    ]con perdón de los presentes
    con el pito que creciente
    encabrita a los babiecas.

    VALIÓ PEGARSE LOS PIQUES
    de extremo a extremo en Santiago
    desde los remotos pagos
    hacia donde se edifique
    los punteos los repiques
    un sábado en San Joaquín
    a ver si ese querubín
    de pronto baila una pata
    con una diabla bravata
    en una fiesta sin fin.

    DESDE TODOS NUESTROS RANCHOS
    refulge cueca chilena
    erradicamos las penas
    y si quiere hacemos gancho
    armamos el zafarrancho
    como La Ruta acostumbra
    el vocerío se encumbra
    tal cual quisiera Violeta
    con las guitarras inquietas
    y los panderos que alumbran.

    Autor: Venicio Maluenda Hernández

  • Diseño: Camilo Henríquez Armijo

  • Con el lote de amigos llegamos muy contentos al Chancho Enrique a disfrutar de mi tercera Ruta Cuequera sabiendo que encontraríamos amigos y familias. Reunidos para disfrutar un exquisito almuerzo a los minutos de llegada comenzamos con unas tañaditas para romper el frio, terminó siendo una hermosa tarde de cuecas bien zapatiadas y amigos por montones, una excelente oportunidad de disfrutar en familia de la chilena. Gracias Ruta Cuequera por estos eventos exitosos y cada vez mejores, con gusto recomiendo estos lugares y su tradición.
    Guillermo Castro Morales (Cabro Guille)

    Yo que siempre disfrute de la cueca tradicional, un día me encuentro con esta cueca brava que me hace vibrar y más aún participar de La Ruta Cuequera. Ya he asistido a la mayoría de ellas y lo más rico es conocer las picás en donde se realizan, llenas de historia de ese Chile, del pueblo donde el jolgorio el baile y en el compartir somos uno solo, entre bailaores y cantores formamos un gran lote. Lo más feliz que me hace es compartir este amor por la cueca con mi princesita que disfruta cada ruta tocando su pandero!!!.
    Carolina Córdova Contreras 

    Recuerdo esta ruta en particular porque llegué muy temprano, veníamos de tocar con el Benjita…ya más tarde entre conversa y conversa cantamos unos boleritos y empezaron a salir las cuecas y así como si nada derrepente ya estaba lleno de gente, pura gente linda, todo muy rico completamente familiar. El local excelente, cuecas buenas. Que más se necesita para ser feliz oiga?. Con el corazón hinchado como siempre concluimos esa ruta. Gracias al Chancho Enrique, eres bella condena Cueca Chilena…!!!
    – Djanco Gorgadovich Yevenes (Bohemio Filosófico)

 Revise el Video

© La Ruta Cuequera 2016 | Todos los derechos reservados