Santiago

Tarapacá #810

El Rincón de Los Canallas

Santiago, 15 octubre de 2016. La cueca no conoce de mal tiempo y es porque eso que, a pesar de la lluvia que azota el centro de Santiago, “La Ruta” continúa. El destino: El Rincón de Los Canallas, mítico y legendario local ubicado en Tarapacá 810 y cuyo guaripolo es don Víctor Painemal Martínez.

Entre los edificios grises, resalta la fachada tricolor y característica del Rincón, local que guarda una infinidad de anécdotas ocurridas en tiempos difíciles.

Al entrar, lo primero que se observa son una infinidad de cuadros y escritos en cuanto papel uno puede imaginar, todos colgados y cargando los muros del recinto: servilletas, boletos, trozos de hoja, panfletos, guías amarillas, etc., que contienen mensajes de los visitantes que han pasado por allí.

Comienzan a aparecer comensales y los convidados a chilenear y a disfrutar de una tarde de comida y cuecas. Con ellos, se asoman las guitarras, un acordeón, palmas, panderos, varios cantores. Sin demora, sale la primera cueca -de muchas más que adornarán la tarde- como para romper el hielo mientras los platos llegan a la mesa. La tarde transcurre entre risas y amenas conversaciones; una normalidad para la cueca.

La cueca es música, baile, pero mucho más. Sus letras contienen historia, crónica y, en ese sentido, El Rincón de Los Canallas contiene mucha historia popular, de esa que no está escrita en los libros que conocemos en el colegio. Ahí su verdadero tesoro. Don Víctor comparte alguna de esas revelaciones mientras, en el fondo, suenan cuecas, vasos y risas.

¿Cómo nace esta picada?

La picada nace en San Diego 379 cuando me instalo con “El rey del pollo asado”, local que fue quemado, dando paso a esta ubicación en Tarapacá. Siempre en el centro, cerca del movimiento ciudadano.

¿Por qué se llama “El Rincón de Los Canallas”?

El nombre nace cuando el presidente de la época declaró en un discurso público que eran unos canallas los que no votaron a favor de la Constitución del año 80. En función de eso, y de la posición adoptada por nosotros, fue que en conjunto con los amigos que estaban presentes nos hicimos llamar “Los Canallas”, lo que después derivó en el nombre del local.

¿Cuáles son los platos recomendados de la casa?

En este local encontrará comida típica chilena, platos abundantes y sabrosos. Tenemos El Vietnamita, El Terrorista, El Atentado, El Guerrillero, El Barrabas y El Vitalicio; todos platos a base de pernil, arrollado, longanizas, prietas, chuletas, papas, arroz, costillar y ensaladas mixtas. Además de las clásicas cazuelas canallas con baranda.

El acompañamiento líquido viene de la mano del borgoña, chicha, pipeño, vino blanco, tinto y terremotos rebosados de “veneno”, como le decimos acá.

Tiene que haber sido difícil ser Canalla en los ’80…

Claro, fueron tiempos difíciles porque no era fácil trabajar con el constante hostigamiento que había en esos años. El local contaba con patente pero solo se podía atender hasta las 22 horas por el toque de queda. Luego, también estaba la necesidad de tener un lugar donde los Canallas se reunieran. Por eso, empiezo a abrir el local clandestinamente entre las 1 y 5 am, horario en que se llenaba de camaradas a tomarse alguna cosita y a compartir resguardados en el local. La dificultad era tal que varios de estos cuadros que ves aquí fueron regalados por artistas como pagos por un plato de comida. A veces, en esos tiempos, no tenían otra manera de costearse una comida.

El acceso en esa época era a través de un santo y seña que la radio Colo Colo se encargaba de transmitir en el trascurso de su programa nocturno. Ellos invitaban a los Canallas a acercarse a esta “guarida” de sano compartir.

Trabajar de esa manera me costó un par de detenciones por infringir la ley (abrir el local en horario indebido), pero aquí estamos, trabajando y poniéndole el hombro como siempre.

El Rincón de los Canallas sigue de pie pese a la adversidad, tal como señalaba su primer santo y seña: “Las zarzamoras están moradas, ¡y los canallas siguen igual!”

Finalmente, luego de la conversación con don Victor y de una tarde de cuecas, como el jolgorio es de tiro largo y la motivación es alta, terminamos enfilándonos a otra picada ubicada a pasos de ahí, en Alameda con Santa Rosa, es así como en procesión y bajo la lluvia llega todo el lote a “Las Tinajas”, lugar que nos recibe con los brazos abiertos para seguir farreando y compartiendo hasta tarde a punta de cuecas, porque la fiesta chilena de La Ruta Cuequera no para!

Texto Original: Diego Valenzuela Martínez / Edición: Cristina González Ramírez

 Revise la Galería de Imágenes

  • Se entraba con santo y seña
    al Rincón de los Canallas
    a farrear con los muchachos
    que estaban en la batalla

    A cortinas cerradas
    en dictadura
    se atendían los amigos
    sin armadura

    Sin armadura, si
    ya canta el lote
    le ponen los cantores
    pera y bigote

    Jolgorio en Los Canallas
    de todas layas

    Autor: Creación Colectiva

  • NOS VAMOS PA’ LOS CANALLAS
    PA’ LOS CANALLAS NOS VAMOS
    LAS TINAJAS REMATAMOS
    REMATAMO’ EN LAS TINAJAS

    Nos vamos pa’ los Canallas
    aunque el día esté nublao
    pa’ todos los enrutaos
    no existe ninguna valla
    ningún cuequero se calla
    aunque haya vino en caja
    separamos trigo ‘e paja
    pa’ comer, cantar, bailar
    y si vamos a tomar
    rematamo’ en las Tinajas.

    Rematamos en Las Tinajas
    como en una procesión
    de cuequeros en acción
    que nunca piden rebaja
    las aceitunas ¡se sajan!
    y las paredes se rayan
    los cuequeros ahí no fallan
    cuando el hambre es una doña
    pa’ adornarla con borgoña
    Nos vamos pa’ los Canallas.

    Nos vamos pa’ los Canallas
    porque es la cuarta estación
    de la Ruta con pasión
    cuando la lluvia avasalla
    igual las cuecas estallan
    y las gargantas se rajan
    cada vez más cuecas bajan
    y la sed se hace insolente
    pa’ seguir la fiesta ardiente
    rematamo’ en Las Tinajas

    Autor: Venicio Maluenda Hernández

  • Diseño: Camilo Henríquez Armijo

  • De paso con La Ruta Cuequera en el Rincón de Los Canallas con buenas amistades, unas cuequitas, bailes, rica comida y sus tragos. Linda tarde de pura chilena.
    Cristopher Cardoza Vilches

    Sin importar la lluvia, nos reunimos en el Rincón de Los Canallas, a disfrutar de la buena comida chilena y el excelente borgoña. Así una vez más coincidimos en esta linda reunión en torno a la cueca, sumado al cariño y la amistad que nos llevó finalmente hasta Las Tinajas, porque la chilena no para!.
    – Angélica Rodriguez Canales

    Pasando una lluviosa y linda tarde en el Rincón de los Canallas, almorzando un rico plato “terrorista” con algunas cuequitas de fondo. Un lugar donde los muros hablan por sí solos de este histórico local.
    – Germán Valenzuela Merino

 Revise el Video

© La Ruta Cuequera 2016 | Todos los derechos reservados